12 abril, 2021

Un poco de amor francés

El Girondinis de Burdeos, equipo de la primera división de Francia, decidió que su única filial en el mundo esté en Argentina y durante 17 años mantuvo el vínculo con Proyecto Crecer. El detrás de escena de la academia de perfeccionamiento para juveniles que nació como un sueño y se convirtió en realidad: de allí salieron el recordado Emiliano Sala y otros talentos.

Son 10.510 los kilómetros que separan a la ciudad de Burdeos, en Francia, de San Francisco, en la provincia de Córdoba en Argentina. Sin embargo, las distancias nuevamente se descartan como impedimento para cumplir sueños. Y la pelota, una vez más, es la protagonista de la historia.

Julio César Di Meola fue un ex jugador que paso por Unión, Chaco For Ever y La Calera de Chile, entre otros. El primo del recordado ídolo de Colón, “La Chiva” Edgardo Di Meola, era uno de esos hombres con el don de detectar talentos, encontrar a jóvenes con futuro en los lugares menos impensados y guiarlos a los primeros planos del mundo futbolístico. 

Ya desde su época de jugador se animaba a recomendar: “Yo traje a Enzo Trossero a Santa Fe”, repetía dando paso a una lista que se completa con nombres como los de Silvio Carrario, Hermes Desio, Martín Astudillo, Eduardo Berizo, Mauro Rosales, Fabricio Fuentes y muchos más.

Más allá de su ojo clínico para descubrir a estos jugadores, su postergado sueño se ubicaba lejos de los flashes de los clubes de Primera División. Y fue en 2002 cuando comenzó a darle forma a lo que, tiempo atrás, era una vaga idea rondando en su cabeza: una escuela de fútbol dedicada al perfeccionamiento de jugadores de inferiores. Obviamente, nutriéndose con chicos del interior. Y con base en San Francisco.

El sueño tomó otro color cuando consiguió un incentivo mayúsculo para los chicos que comenzarían a entrenar en la academia: el Girondins de Burdeos, club de la Ligue 1 (Primera División de Francia) decidió firmar un convenio para instalar su primera y única filial en el mundo. Sería en Argentina. En San Francisco, Córdoba. Y así nació Proyecto Crecer.

Guillermo Di Meola es el hijo de Julio César (falleció en octubre de 2017), actual Director Deportivo de Proyecto Crecer y encargado de explicar la metodología de trabajo que utilizan desde el inicio: “Comenzamos en 2002 y en 2003 ya estábamos jugando en la Liga regional de San Francisco, una de las más importantes del interior. Nosotros competimos con categorías inferiores, reserva y primera”.

“Trabajamos con chicos desde que tienen cinco, seis años. Hasta los 18. Nos encargamos de formar jugadores de inferiores. En la actualidad contamos con 250 jugadores en todas las categorías. De diferentes partes del interior del país y también extranjeros: vinieron chicos de Canadá, Estados Unidos, Perú, Brasil. Hasta uno de Kenia. Vienen a perfeccionarse para llegar a Primera”, cuenta Di Meola con gran entusiasmo.

Los jugadores de Proyecto Crecer se desarrollan en el gran predio que cuenta con tres canchas reglamentarias, otras dos para entrenamientos en días de lluvia, sala de vídeo, gimnasio y una pensión que puede alojar a 35 jóvenes.

RUMBO A FRANCIA


Jugar en Europa no es para cualquiera. Es el sueño de muchos chicos que comienzan a correr detrás de una pelota. Para llegar al fútbol del viejo continente la ecuación siempre fue la misma: inferiores en un Club tradicional, paso por la primera división, salto a un equipo grande (este paso fue quedando en el olvido) y pasaje a Europa. Sin embargo, Di Meola asegura que “hay que defender mucho al fútbol del interior, el nivel de los jugadores, la preparación. Y logramos demostrar que los chicos pueden llegar en óptimas condiciones al mejor fútbol de Europa sin competencia de AFA”.

En ese camino, Burdeos y Proyecto Crecer fueron de la mano por un tiempo muy extenso para un deporte con la urgencia como moneda corriente. Con un seguimiento individual de cada uno de los chicos y viajes programados todas las temporadas, los franceses buscaron así descubrir a sus futuras estrellas. “Viajábamos una vez al año con un grupo seleccionado de chicos. Aunque también fuimos con categorías enteras. Servía para que vean a los jugadores en el día a día. Y puedan hacer un diagnóstico de las cosas que debían mejorar en su preparación en Argentina”, cuenta orgulloso Di Meola.

Emiliano Sala fue el gran diamante en bruto de Proyecto Crecer. El delantero que falleció en un trágico accidente aéreo luego de firmar con el Cardiff City de la Premier League, fue de unos los primeros en partir al Burdeos.  Otro caso fue el de su amigo, Valentín Vada. Ambos se destacaron en la competitiva Ligue 1.

Vada cuenta cómo fue su llegada a la escuela de perfeccionamiento de San Francisco: “Yo jugaba en una escuelita de mi pueblo, San Jorge, en Santa Fe y me enteré de que buscaban jugadores. Hice unas pruebas y quedé. Tenía 10 años. Julio y Guillermo Di Meola me invitaron a la pensión y fui sin pensarlo”.

“A Francia viajé por primera vez ese mismo año. Fue importante, porque te marcaban las cosas que debías corregir y luego las practicaba en Argentina. Venía todos los años y seguía en el radar del Burdeos. Era una breve adaptación que me sirvió mucho. A los 15 ya estaba instalado en Europa”, cuenta luego de marcar un gol en la goleada 5 a 1 de su equipo ante Montpellier, en una temporada que lo encuentra con más minutos en cancha y la ilusión de “entrar a una competencia europea”. Actualmente, el mediocampista se desempeña en el Almería de la segunda división española y, a pesar del buen momento en el viejo continente, Vada no olvida: “Sin Proyecto Crecer, hoy no estaría en Francia”.

NUEVOS CAMINOS

“Fueron años de un trabajo muy disciplinado, constantemente viajaban chicos para Burdeos. Y también entrenadores. Acá se trabajó siempre con la metodología que bajaban los franceses. Y logramos dejar en claro que para llegar al fútbol de Europa no es necesario pasar por un club de AFA”, asegura Guillermo Di Meola. Habla en pasado, ya que la relación con el club francés se cortó a fines de 2019 ante la llegada de nuevos dueños al equipo de la Ligue 1.

En este momento, Proyecto Crecer continúa con sus trabajos con normalidad y pronto a concretar un nuevo vínculo con otro club importante.

OTRAS NOTAS

OTRAS NOTAS